Alimentación, Salud

Mejora tu salud con una dieta probiótica

Z

Una de las tendencias más destacadas de la alimentación saludable, es la dieta probiótica. Consiste en incluir regularmente el consumo de alimentos con microorganismos vivos que se asientan en la flora intestinal, aportando al buen funcionamiento del sistema digestivo e inmunitario.

Las ventajas de una dieta probiótica

Las ventajas del consumo de este tipo de alimentos son múltiples, pero se centran directamente en el mejoramiento de la salud intestinal y el reforzamiento del sistema inmunitario. Estudios médicos han permitido identificar una serie de efectos beneficiosos para la salud, entre los cuales se destacan:

  • Promueven la población de colonias de bacterias intestinales beneficiosas, evitando que las dañinas lleguen a asentarse como agentes patógenos en el intestino.
  • Disminuyen los efectos secundarios de los antibióticos, los cuales al combatir las bacterias dañinas también destruyen las beneficiosas, desequilibrando la flora bacteriana intestinal.
  • Aportan al mejoramiento de las funciones metabólicas de la glucosa y de las grasas combatiendo positivamente la obesidad y la resistencia a la insulina.
  • Fortalece la función hepática gracias a su aporte en la reparación de algunos daños en el hígado antes que revistan de mayor gravedad, teniendo en cuenta que es uno de los principales filtros de toxinas del cuerpo humano.

yogurt with passion fruit in white bowl

Los mejores alimentos probióticos para cuidar tu salud desde la alimentación

A continuación, se presentan algunos de los alimentos más conocidos y accesibles que pueden adquirirse fácilmente en mercados locales para agregarlos en su dieta cotidiana:

  • Chucrut: Es un tipo de col fermentada, que se ha convertido en un acompañante y condimento popularizado especialmente en Alemania. Es un alimento con un alto contenido de vitaminas, minerales y fibra, aporta a la absorción de nutrientes intestinales.
  • Kéfir: Es una bebida de leche fermentada, con compuestos bioactivos que resultan de una combinación de bacterias y levaduras; ayuda aprevenir problemas de salud digestiva y aporta fortalecimiento a la función inmunológica.
  • Miso: Es un alimento tradicional de la comida japonesa, pero originario de China. Es el resultado de la fermentación de la soja con el koji. Es un gran aliado de la digestión gracias a su aporte de enzimas, aportando a la disminución de gases y acidez.
  • Kimchi: Es una preparación proveniente de la cocina coreana basado en vegetales fermentados, especialmente col china, cebollas y pimientos. Se caracteriza por ser rico en fibra, potasio y vitamina B. Se considera altamente nutritivo, rico en antioxidantes y antiinflamatorios, enriquece la flora intestinal y sus compuestos aportan en la prevención de la obesidad.
  • Vinagre de manzana: Es uno de los más populares en la cocina y medicina natural al ser buena fuente de minerales y vitaminas A y B. Son múltiples los beneficios para la salud que se le atribuyen como: diminución de los niveles de colesterol y de azúcar en sangre.
  • Te de Kombucha: También conocida como te de hongos, es una bebida tradicional efervescente y fermentada cuya leyenda trasciende hasta las montañas del Tíbet. Está compuesto por vitaminas, ácido fólico, enzimas, ácidos orgánicos esenciales y minerales. Entre las propiedades más destacadas se resaltan sus efectos depuradores, astringentes y antioxidantes.